3º de Primaria trabaja en Matemáticas con el método CEMA

  • por
3º de Primaria trabaja con el método CEMA

“Las matemáticas son el arte de comprender” (José Antonio Fernández Bravo).

Los alumnos de 3º de Primaria del Colegio Arturo Soria han estado trabajando el concepto de multiplicación a través de las tres primeras etapas del método CEMA (Comprender-Enunciar-Memorizar-Aplicar), aproximándose de una manera cercana y divertida, potenciando un aprendizaje activo, inductivo y manipulativo.

Lo primero que debe suceder para que se produzca el aprendizaje, es querer aprender. Por ello, hemos partido de sus conocimientos previos sobre la multiplicación para, a partir de ellos, generar dinámicas que promuevan sus ganas de saber más.

Con el diseño de las actividades, se busca que el alumnado vaya ganando la confianza necesaria para permitirse adquirir nuevos conocimientos, a partir de estrategias que va generando mediante las propuestas planteadas. De esta manera, utilizamos ejemplos y contraejemplos prácticos y cercanos a su vida cotidiana, para que la comprensión de un contenido tan abstracto como es la multiplicación, adquiera sentido. En el desarrollo del método CEMA, partimos de lo que perciben a través de los sentidos, yendo de lo concreto a lo abstracto conforme avanzan en la comprensión del concepto.

Otro aspecto a destacar es la importancia del material. Buscamos que sea lo más sencillo posible y no esté marcado o significado, para que el alumnado sea el que genere las respuestas a partir de su pensamiento crítico, sin condicionamiento del material que está siendo usado.

Resaltar también cuán necesario es que el adulto no dé por sentado la respuesta del niño. Este tiene mucho que decir, solo necesita ser escuchado. Cada persona tiene un sistema de creencias, ideas y emociones. Que los maestros conozcamos cómo piensan los niños, es fundamental para el desarrollo del aprendizaje ya que permitirá detectar errores de base, a partir de los cuales generar situaciones que produzcan disonancias cognitivas, favoreciendo el pensamiento crítico y el uso de la lógica. Así, cada niño podrá modificar, añadir o ajustar el pensamiento propio para adquirir correctamente el concepto de la multiplicación.

Se lo han pasado genial aprendiendo y han participado de manera entusiasta, tanto de manera individual como grupal, convirtiéndose en los protagonistas de su propio aprendizaje. Al fin y al cabo, como dice Mar Romera: “Solo se aprende desde la emoción”. Y este primer trimestre, ha habido muchas.