Saltar al contenido

Viaje a Córdoba

  • por

Las alumnas de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del Colegio Arturo Soria han realizado el fin de semana pasado una salida cultural a la ciudad de Córdoba. Así nos cuentan ellas la experiencia:

» El día empezó con algún que otro despertador rezagado, pero a las 11:30 ya estábamos todas pasando por los controles de seguridad. Descubriendo y repartiendo nuestros asientos, ya en el tren, emocionadas por llegar a Córdoba, hicimos unos cuantos amigos: Quique San Francisco, Los del  Río… Después de hora y media llegamos, estábamos en Córdoba ansiosas por descubrir sus encantos. El sol nos dio una buena bienvenida, ¡hasta nos tuvimos que quitar los abrigos!

Nuestra primera parada fue un pequeño pero interesante mausoleo quien Rocío, nuestra genial profesora de Arte nos explicó. Seguimos nuestra visita recorriendo la ciudad hasta llegar al famoso `Santos´, un restaurante típico de Córdoba donde preparan tortillas tan grandes como quesos, y como no, el famoso salmorejo cordobés ¡estaba todo delicioso!

Después de comer, salimos con las pilas cargadas a ver un increíble puente romano, desde donde podíamos ver ya los encantos de la mezquita desde su exterior. Nos hicimos más fotos que si fuésemos estrellas de cine e incluso un vídeo al ritmo del acordeón que sonaba en el puente.

Cuando llegaron las tres y media, nos reunimos con el guía que nos acompañaría durante casi toda la tarde. Entramos en lo que fue la mezquita de Córdoba y nos pareció más espectacular en persona que en las fotos que habíamos estudiado en clase con Rocío.

Tras recorrernos la espectacular mezquita de la cual nos explicaron cada uno de sus fantásticos  rincones, nos dirigimos al barrio judío del cual quedamos maravilladas. Nos despedimos de nuestro simpático guía Antonio y probamos en un salón de té riquísimos dulces árabes. El día se estaba acabando, dimos nuestra última vuelta por Córdoba,  Rocío nos explicó algunos detalles más de arte y regresamos al tren.Nos despedimos de este gran día bailando la macarena  y ahí estábamos, de vuelta en Madrid. Fue un día perfecto, nos lo habíamos pasado genial y lo habíamos disfrutado muchísimo. Pero nada de esto habría sido posible sin Titi ni Rocío, muchísimas gracias por este viaje y esperamos con ansias volver a repetir un día más así.»